MI PUNTO DE PARTIDA


Hace algunos años, había gente que decía que el futuro de Rosario eran la costa, los parques, los distritos, el nuevo sistema de salud, el HECA, el desarrollo cultural, y tantas otras cosas. Lo planificaron, lo proyectaron, lo construyeron, y lo hicieron posible.


En Rosario no hubo falsas promesas con fines puramente electorales, acá la palabra tiene un valor importante. Todo lo que dijimos que iba a hacerse, se hizo, y lo más importante: sin corrupción y con vocación de servicio.


SALUD


Dijimos que íbamos a crear el mejor sistema de salud de la Argentina, y lo hicimos. La salud es un derecho garantizado para todos los rosarinos, no vamos a permitir que eso cambie.


Sé en carne propia lo importante que es tener un sistema de salud público. Mi hija mayor, Agustina, nació en la vieja Maternidad Martin, prematura y con problemas de salud. Si está viva es gracias a esos trabajadores y trabajadoras que, como con mi hija, dan todo cada día. Mi compromiso es total para que Rosario siga teniendo y mejorando este sistema de salud.


La ciudad tiene una de las tasas más bajas de mortalidad materno infantil en el país. Tenemos maternidades públicas que están al nivel de las maternidades de cualquier efector privado. El Roque Saenz Peña es un gran ejemplo: las mujeres que quieren acceder a un parto respetado pueden hacerlo en las mejores condiciones de cuidado.


El Heca es un emblema de la gestión. Es el hospital de alta complejidad más importante de la región. Además, tenemos centros de salud en los barrios. Los vecinos tienen un espacio donde atenderse cerca de su casa, no tienen que ir hasta el centro cuando tienen una urgencia.


Los medicamentos y las vacunas también están garantizados para los rosarinos. Tenemos nuestro Laboratorio público, el LEM, que produce medicamentos para que nadie quede fuera del sistema sanitario. No es común en otras partes del país. De hecho, hay una política a nivel nacional que hizo desaparecer el Ministerio de Salud, que recorta el presupuesto y envío de vacunas o medicamentos a enfermos crónicos. Que deja a miles de personas sin trabajo y sin obra social. Al contrario, en Rosario recibimos a esas personas y las sumamos a nuestro sistema de salud gratuito y de calidad.


CULTURA


Rosario es una de las ciudades más reconocidas en el mundo porque garantiza el derecho a la cultura. ¿De qué se trata? Tan simple como el hecho de que todos disfrutamos de los espacios culturales de acceso gratuito que hay en Rosario: el tríptico de la infancia, Plataforma Lavardén, los museos públicos, el cine público. ¿Cuántas ciudades pueden disfrutar de su propio cine público?


Todos tenemos derecho a la cultura, sin importar nuestra situación económica. Por eso, cada vez se abren más espacios culturales, se les dan oportunidades a nuevos artistas y se ayuda a emprendedores culturales.


Situaciones que en otras partes no se ven.Quiero que esta bandera cultural siga creciendo, voy a seguir apostando a nuestros artistas, a nuestra gente, a nuestra cultura.


ESPACIO PÚBLICO


Es un lugar común decir que el espacio público es de todos, pero en Rosario es literal. Solo hay que salir a dar una vuelta por los parques de la ciudad. Gente de todas las edades comparte espacios de convivencia y diversión.


Tenemos todos los domingos la calle recreativa, que ya es una marca registrada. Los parques y plazas reciben gente las 24 horas. Hay kilómetros de costanera. Y cada distrito de la ciudad tiene sus espacios verdes.


No es algo que sucedió solo. Es el resultado de una decisión de un gobierno que llegó, vio cómo la ciudad vivía de espaldas al río y derrumbó la pared que había entre ambos. Fue una decisión de Hermes Binner, así nació una nueva Rosario. Una ciudad récord: le gana a cualquier otra de Latinoamérica en metros cuadrados de espacios verdes por habitante.


Somos la ciudad de los picnic nocturnos. ¿Qué mejor espacio para la convivencia que los parques durante la noche, donde se puede compartir comida, bebida, conversaciones y música con amigos y familia?


TRANSPARENCIA EN LA GESTIÓN


En Rosario se hacen muchas cosas y todo se hace de manera transparente. Es algo que muchos recién notan cuando comparan la situación con otros gobiernos. Es una forma diferente de hacer política.


Necesitamos seguir fortaleciendo este camino. Por eso queremos mejorar los sistemas de información del Municipio, queremos que los vecinos puedan auditar lo que hacemos y comprobar el uso eficiente de los recursos.