¿QUÉ QUIERO PARA ROSARIO?

Quiero posicionar a Rosario como una de las ciudades más importantes de Latinoamérica, seguir siendo emblema por nuestras acciones concretas, como lo hicimos en Salud, como lo hicimos con el espacio público, como lo hicimos con la cultura.

Hoy, el rol de las ciudades es el más transformador de todos. En el mundo son las ciudades las que definen para dónde vamos. Porque en las ciudades nos conocemos todos, es donde el vecino puede acercarse directamente a la Muni o al Concejo o, mejor aún, cruzarse con alguno de nosotros en la calle y charlar sobre lo que quiere para Rosario.

Desde las ciudades podemos crear "utopías reales". Estas utopías nos permiten ir encontrando alternativas para la crisis que estamos viviendo en el país. Estas utopías reales nos permiten hacer de Rosario un lugar único en el mundo, un lugar distinto, donde cada uno es un poco dueño de la ciudad. Porque todos tenemos derecho a la ciudad.

"La renovación de la política se hará desde la ciudad. No hay un mundo alternativo, la utopía no es un cielo en la tierra, es caminar para hacer ciudad para que todos sean ciudadanos libres e iguales".

Hoy, a todo lo logrado quiero sumar propuestas que se basan en 3 ejes fundamentales:

Rosario, la ciudad más competitiva de Latinoamérica, basada en la producción y el empleo junto a la inversión en ciencia y tecnología agregando valor. Potenciar la ciudad como sede turística, no sólo como sinónimo de recreación, sino como sede de reuniones internacionales.

Una ciudad donde coexistan la producción industrial, el comercio, los servicios, la construcción y la producción primaria, con un importante aumento de la participación de los sectores intensivos en conocimientos e innovación, que garanticen el crecimiento económico inclusivo y sostenido, que promuevan la creación de empleos de calidad con derechos, y que se asocian a sectores que impulsen la producción de bienes y servicios con impacto económico, social y ambiental.

Una Rosario del futuro moldeada por su propia identidad. Ciudad sin fundador, portuaria, pujante, moderna. Una ciudad que desde siempre abrazó la idea de progreso. Una ciudad abierta, participativa y solidaria. Una ciudad con igualdad de oportunidades y derechos, en un contexto de diálogo social y participación.

Concretamente, pensamos en nuevas líneas de financiamiento para nuestras pymes, donde nuestro Banco Municipal tenga un rol fundamental. También pensamos en una nueva ordenanza de suelo productivo. Sabemos que tenemos una deuda con nuestras industrias, que muchas marcas rosarinas no se han instalado en la ciudad o se han tenido que ir a otras localidades por no poder hacerlo acá. Vamos a impulsar una ordenanza que establezca incentivos para la instalación de industrias en la ciudad: exenciones impositivas, armonización de normativa, y la creación de una Agencia de Promoción de Inversiones que permita ayudar a los propietarios de industrias en sus gestiones.

Esta decisión repercute directamente en la generación de empleo y mejora la calidad de vida de la ciudadanía. Este uso de suelo también está pensado para convivir con suelo para el cultivo agroecológico. La sustentabilidad es la base de las decisiones para pensar una Rosario del futuro.

La generación de empleo genuino es algo que nos preocupa y nos está ocupando. Creemos sumamente necesario convertir al Estado municipal en un ente de intermediación laboral: que sea el propio Estado el que se siente con los empresarios de la ciudad para establecer beneficios y condiciones óptimas para que quienes se capaciten y estén preparados para ingresar al mercado laboral tengan otra puerta de entrada.

Con respecto al Turismo, sabemos que Rosario es una ciudad atractiva, no solo para quienes la tenemos de hogar. Rosario es nuestro lugar en el mundo y quienes la visitan se enamoran de la ciudad y quieren volver. Queremos que Rosario potencie sus oportunidades, no solamente respecto al turismo recreativo sino también respecto a lo que se denomina "Turismo de reuniones".

El turismo de reuniones es un segmento del mercado turístico en crecimiento, que moviliza a millones de personas que asisten a encuentros que generan un importante volumen de negocios para la industria turística y las actividades vinculadas.

Hay congresos, convenciones, seminarios, jornadas, exposiciones, ferias, incentivos, corporativos, eventos culturales y deportivos. Estas "reuniones" pueden ser nacionales, regionales e internacionales. Y todas necesitan un destino sede.

Queremos que Rosario sea sede de la mayor cantidad de encuentros para que eso repercuta directamente en su economía. Hoy tenemos pocos espacios para ofrecer a quienes organizan este tipo de actividades, pero queremos crear nuevos centros de convenciones y predios feriales.

Rosario, una ciudad cercana, innovadora e inteligente. Queremos poner en marcha una "segunda descentralización", queremos distritos digitales. La idea es superar lo que una vez hicimos, cuando acercamos el Estado territorialmente a los ciudadanos. El celular es una herramienta clave con la que se puede aprovechar mejor el tiempo, porque se pueden realizar trámites desde la comodidad de tu casa, también pedir ayuda cuando tenés un problema en tu cuadra, en tu barrio. La idea es que, como Estado, podamos recibir información de manera virtual y hacer un seguimiento on line. Si hay un pozo en tu calle, nos avisás a través de una app y nos comprometemos a solucionarlo en poco tiempo, el auditor sos vos, son los vecinos. Entre todos nos vamos a ayudar a mejorar la ciudad y el funcionamiento del Estado.

Pero la innovación no va a estar basada exclusivamente en la tecnología. Queremos una Rosario inteligente en serio, donde los ciudadanos sean el centro de todas las políticas públicas y donde el desarrollo esté pensado en toda la gestión urbana. Pensar a los ciudadanos como parte del Estado, en procesos de planificación colaborativa y de participación ciudadana. La ciudad inteligente como proyecto de ciudad. Que nos lleve a mejorar la movilidad, los servicios públicos, la seguridad, la competitividad, el desarrollo de iniciativas público privadas de servicios, entre tantas otras cosas.

Rosario, una ciudad de 24 horas. Quiero que Rosario pueda estar a la altura de cualquier ciudad importante del mundo. Hoy Rosario funciona las 24 horas. No solamente los locales bailables y los bares: hay una gran "economía de la noche" que hay que abordar. Tenemos escuelas y clubes que funcionan de noche, también recolección de residuos, estaciones de servicio, hospitales, transporte público y universidades..

Hoy tenemos un Estado que funciona bien pero que no está aggiornado para gestionar esta ciudad "que nunca duerme". Mi propuesta es adaptar nuestra gestión municipal a esta ciudad de 24 horas, modificando las funciones de equipos como la GUM. Estoy decidida a tomar las medidas que sean necesarias para que todos se sientan protegidos para trabajar, disfrutar y vivir las 24 horas.

Las medidas que hay que tomar son difíciles, pero estamos dispuestos a tomarlas: vamos a aumentar el control y liderar un proceso de paz que, de una vez y para siempre, termine con las mafias.

En Rosario, hacemos todo para todos y todas. No para unos pocos como pasa en Buenos Aires.

Quiero ser la próxima intendenta porque estoy convencida de que podemos seguir mejorando y tenemos una gran ciudad para vivir.

Quiero ser intendenta porque estoy lista para hacer de Rosario, la ciudad del futuro.

Hace algunos años, había gente que decía que el futuro de Rosario eran la costa, los parques, los distritos, el nuevo sistema de salud, el HECA, el desarrollo cultural, y tantas otras cosas. Lo planificaron, lo proyectaron, lo construyeron, y lo hicieron posible.

En Rosario no hubo falsas promesas con fines puramente electorales, acá la palabra tiene un valor importante. Todo lo que dijimos que iba a hacerse, se hizo, y lo más importante: sin corrupción y con vocación de servicio.

DEJANOS TU PROPUESTA+